Muchas veces he escuchado críticas al “pensamiento positivo” tachándolo de superficial, ya que se cree que esta corriente plantea que estés siempre bien, siempre con la sonrisa en la cara, obviando emociones negativas y viviendo una “falsa y aparente felicidad.

Pero no se nos plantea esto, sino un trabajo mucho más profundo de autoanálisis y autoconocimiento.

Vamos a ver cómo aplicarlo:

1. En primer lugar tendremos que observarnos, escuchar nuestro cuerpo, nuestros pensamientos, nuestras emociones. Para ello es importante crear espacios de silencio, de meditación, de escucha.

2. Una vez que conoces estos pensamientos, creencias y emociones vas a indagar en ellos para ver qué mensaje te están trayendo. ¿Qué pensamientos recurrentes tienes? ¿Qué piensas de ti misma? ¿Qué mensajes te dices a ti misma? ¿Qué te dice tu cuerpo? ¿Dónde tienes tensiones y que crees que significan? ¿Qué emociones sientes? Descifra los mensajes que esconden.

3. Todos estos mensajes forman tus creencias, tu manera de pensar y de vivir. Todo aquello que has aprendido durante tu vida o aquellos aprendizajes que has heredado en tu familia, en tu entorno, en la sociedad en la que vives. La Vida te va a traer situaciones para que refuerces este sistema de creencias, ya que atraes lo que piensas. Ten en cuenta que muchas creencias no se detectan a simple vista, sino que tendrás que observar que está llegado a tu vida para saber qué mensaje estás emitiendo.

4. Es hora de trabajar en estas creencias y lo haremos tomando conciencia de que esto no es “una verdad absoluta” sino simplemente una manera de percibir y entender la realidad.

5. Establece las nuevas creencias más positivas a las que te gustaría llegar, para así atraer y crear una realidad más positiva.

6. Muchas de estas nuevas creencias te pueden parecer imposibles para ti y si las crees imposibles y trabajas con ellas lo que vas a crear es mucha más resistencia al cambio, por ello crearemos “afirmaciones positivas” que sean aceptables para ti.

7. Poco a poco utiliza estas afirmaciones en tu meditación diaria y vas a ver como cada vez vas a verlas más factibles para ti. Tu sistema de creencias va a ir adaptado estas nuevas creencias. Recuerda que no solo has de creerlas, sino que has de sentirlas. Para ello te recomiendo los ejercicios de visualización.

8. Cuando tengas confianza plena en afirmar estas nuevas afirmaciones es el momento de ir a por una nueva afirmación un poco más ambiciosa.

 

Para más información sobre afirmaciones positivas y pensamiento positivo puedes buscar información sobre Louis Hay, que nos introdujo en el conocimiento del campo cuántico con la sencillez de sus enseñanzas.

Suscríbete y recibe la “Guía básica de autoestima y empoderamiento” y la Newsletter.