No podía dejar de escribir sobre este día lleno de magia.

El 21 de junio celebramos el solsticio de verano (invierno en el hemisferio sur), el día más largo del año.

El día 23-24 celebramos la Noche de San Juan, pero la manera de festejar claramente tiene sus connotaciones paganas.

La celebración del solsticio se pierde en el tiempo y nos recuerda que venimos de la Tierra y las estrellas.

En Valencia, de donde vengo y aquí en Ibiza otro elemento fundamental es el Mar.

 

La Naturaleza, nos envuelve con su manto mágico.

 

La magia de la noche nos invita a compartir con amigos y pedir nuestros deseos.

 

 

La flor de san Juan, el hipérico, se puede recoger en estas fechas y podemos hacer  aceite con propiedades cicatrizantes, antisépticas y antiinflamatorias.

Se suele usar para heridas y dolores musculares.

No se recomienda su uso con el sol.

Para hacerlo necesitarás:

  • La flor de hipérico seca, aceite de almendras y una botellita de cristal.
  • Rellena por la mitad la botella y llénala con el aceite.
  • Deja a macerar durante 40 días en un lugar oscuro.
  • Luego se filtrará y ya lo podemos usar.

 

Disfruta de la noche y recuerda pedir tus deseos al Fuego.

Feliz Noche de Brujas.

 

Suscríbete y recibe la “Guía básica de autoestima y empoderamiento” y la Newsletter.