Muchas veces nos sentimos inseguras, nos sentimos insuficientes, sentimos que deberíamos ser de otro modo.

Cuando te sientes insegura te sientes incapaz de ir a por aquello que sueñas, sientes que no mereces aquello que anhelas y te sientes incapaz de hacer o tener aquello que se requiere, en tu opinión para conseguirlo.

Siempre hay algo que te falta, algo en lo que “no eres suficiente” algo para lo que “ya es demasiado tarde” o cualquier otra escusa.

La inseguridad viene dada por una falta de autoestima, una falta de valoración personal y de confianza en nosotras mismas.

Esto nos afecta en como nos relacionamos, puede afectarnos en nuestro trabajo y en nuestra vida en general.

Trabajar la autoestima nos va a permitir recuperar la confianza y seguridad y esto se verá reflejado en cada área de nuestra vida.

Este trabajo implica un proceso personal en nuestro campo físico, mental, emocional, energético y espiritual.

La inseguridad aparece siempre en el momento en que quieres alzar el vuelo para recordarte que “eso no es para ti”.

Te hace perder la batalla antes de que esta empiece. Te pesa, te llena de dudas, miedos, juicios y autocompasión.

La inseguridad es una sombra que puede convertirse en un gran maestro si aceptas el reto.

Recuerdo como la inseguridad me paralizaba, me dejaba sin energía, sin capacidad para expresarme, sin una oportunidad de apostar por aquello que quería. Recuerdo muy bien cada paso de este proceso de tomar conciencia y decidir trascender la inseguridad y apostar por mí.

Ahora miro atrás y me siento ligera, me siento feliz de poder soñar y abrirme a recibir mis deseos. Me siento merecedora y capaz de vivir la vida que quiero.

Cuando eres una persona muy insegura, como yo lo era, muchas veces sientes que no podrás deshacerte de esa sensación de “no merecimiento”.

Generalmente son creencias inconscientes muy arraigadas desde la infancia e incluso heredadas. Pero esas creencias se van disolviendo y el aprendizaje que obtienes te da una confianza muy especial.

Para trascender la inseguridad hay que mirarla de frente y respirarla, sentirla, escucharla.

¿Estás preparada?

Entonces toma una inspiración profunda y sumérgete en ella.

1. Ponte cómoda, vamos a viajar a nuestro inconsciente.
Cierra los ojos y relájate.
Observa tu inseguridad, esa sensación de miedo, frustración, impotencia, desesperación, de sentirte derrotada, insuficiente, incapaz.
¿Puedes observarla? ¿Puedes sentirla?
¿Cómo es tu inseguridad? ¿Tiene algún mensaje para ti?
Te dirá alguna cosa como “olvídate de eso, no es para ti”, “tu eres demasiado…”, “no vas a poder…”.
¿La puedes escuchar? ¿Qué te dice exactamente?

 

2. Toma una libreta y escribe lo primero que te venga a la mente, aunque no tenga mucho sentido, no la censures con el juicio.

Observa lo escrito. ¿Te da alguna información? Por ejemplo: “me siento como si algo me aplastara, me da miedo intentar hacer x cosa”.

 

3. Si puedes obtener algún mensaje obsérvalo y escríbelo de manera ordenada. Estas son algunas de tus creencias inconscientes. Por ejemplo: “me siento como si algo me aplastara, me da miedo intentar hacer x cosa”….se traduciría en “mejor no cambies, aquí en esta posición ya estás bien, es suficiente para ti, no mereces más”. “Si lo intentas fracasarás”, “tú no eres…., eres demasiado…”

 

4. Transforma tus creencias limitantes en otras más positivas para ir trabajándolas en meditación, es decir, repítelas como un mantra para interiorizarlas.

Por ejemplo: “merezco vivir la vida que deseo”. “Soy capaz “, “Merezco”, “soy perfecta tal y como soy”. “No puedo fracasar, ya que la vida es un viaje de aprendizaje.”, “Me amo en toda situación. Lo importante no es la meta sino el camino”. 

 

5. Realizaremos una visualización meditando con nuestra niña interior. Imagínate con 5 años y abrázate, siente tu apoyo y tu cariño. Regálale palabras de amor y confianza.

 

6. Vamos a trabajar la inseguridad a nivel energético y para ello vas a sacudirte estas creencias limitantes mientras sacudes tu cuerpo con suaves golpecitos a modo de masaje.

 

7. Haz ejercicio físico a diario. Elige el deporte que más te guste o ponte a bailar y a estirarte.

 

8. Trabajaremos la energía sexual creativa realizando a diario la  órbita microcósmica , un ejercicio taoísta que te dará mucha energía, seguridad y te dará el poder de la atracción.

 

9. Por último conecta con tu Tan Tien, tu centro energético. En el reside tu fuerza, tu energía.

Todo el Universo está contigo, respíralo, siéntelo.
Cultiva tu seguridad interior. Sé paciente, si practicas la semilla de la seguridad brotará y esto se verá reflejado en tu VIDA.

Ya eres perfecta tal y como eres AQUÍ y AHORA.

Suscríbete y recibe la “Guía básica de autoestima y empoderamiento” y la Newsletter.