Las mujeres nahual nacieron de la noche, la transitaron y tejieron hermosos wipiles de estrelles y soles. Las mujeres nahual se saben perfectas por sus curvas, por sus miedos, por su inseguridad, por sus errores. Las mujeres nahual aman su belleza, su fuerza, su inteligencia y la muestran al mundo. Las mujeres nahual abrazan su debilidad por que en ella encuentran su fuerza. Abrazan sus miedos porque saben que en ellos viven sus dones. Abrazan sus errores porque fueron cometidos por amor. Abrazan su sombra porque de ella nacieron para mostrar su luz. “Para todos la Luz, para todos todo”.

Las mujeres nahual llevan tacones, van con sus pies descalzos acariciando la Madre Tierra,  viajan en metro mientras sobrevuelan hermosos valles.

 

Nahual es tu animal de poder. Es tu instinto. Es la sabiduría que viene de la Tierra.

 

¿Cuándo dejaste de confiar en tu nahual? ¿Acaso creíste que la magia no existe? ¿Acaso creíste que no es real porque no se pueda demostrar científicamente? ¿Acaso crees que la ciencia puede alcanzar a demostrar lo inconmensurable? ¿Acaso creíste que los humanos son mejores que otras especies? ¿Cuándo dejaste de mirar a la luna y escuchar tu ciclo que te revela secretos de tu subconsciente?

La Tierra nos pide que abracemos a los hombres, nuestros compañeros.

La Tierra nos pide que dejemos de tolerar tanto odio, tanto miedo.

La Tierra nos pide que asumamos nuestra responsabilidad como humanos.

Las mujeres nahual aprenden día a día, se equivocan, son incoherentes, pero ya saben dónde queda el norte y han decidido seguir adelante porque hay algo más grande que su éxito incluso algo que va más allá de alcanzar el norte.

Su caminar es junto al caminar de los hombres, pero hay veces que necesita reencontrarse en el círculo con otras mujeres con las que compartir sus secretos.

La luna brilla y el fuego ya se prendió, los tambores ya suenan y la danza es inevitable. En cada latido vas sumergiéndote en la vibración, volviendo a la Tierra, volando al cielo. El trance que te hace sentir que ya no hay miedo, que el amor es tan grande que esta batalla la ganamos nosotr@s. Y aunque bailemos, aunque meditemos, aunque cantemos a la luna no nos olvidamos de nuestros compañeros que mueren cada día por la codicia y por no asumir nuestra responsabilidad. Por ellos bailaremos más fuerte y volaremos más alto.

Las mujeres nahual gritan “UBUNTU, yo soy porque nosotros somos”.

La hoguera ya se apagó, ya salió el sol. Es hora de disfrazar tu nahual con ropa de mujer. Es hora de tejer tu canto, de bailar tu risa, de soltarte el pelo y gritarle al mundo que “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”.

Es hora de confiar en tu nahual. Es hora de creer en la magia.

Referencia:

  • 4ª Declaración Selva Lacandona. EZLN
  • Durruti

SUSCRÍBETE Y RECIBE LA GUÍA BÁSICA DE AUTOESTIMA Y EMPODERAMIENTO Y LA NEWSLETTER

[activecampaign form=5]