El día 25 de julio, el día fuera del tiempo en la tradición Maya, es un día de preparación, de reflexión, de purificación.

 

No soy una experta en calendario maya, pero quería aprovechar este día para darte algunas referencias y recordar la sabiduría de los pueblos ancestrales a los que toda nuestra “ciencia” debe tanto reconocimiento. Reconocimiento que no suelo encontrar y que echo en falta después de tanto saqueo.

 

El calendario Maya  inicia el día 26 de julio y finaliza el 24 de julio, quedando así el 25 fuera del tiempo.

Está  formado  por diferentes calendarios, el calendario Tzolkin, sagrado, de 260 días o kines, de 20 meses de 13 días, el calendario Haab, solar,  de 365 días divididos en 18 meses de 20 días y 5 días “extra” o wayeb  y el calendario de cuenta larga, que consta de 13 Baktunes o 144.000 días.

 

Los pueblos  mayas se sitúan en un  territorio que se extiende en lo que hoy día son México, Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras, países con gran riqueza en recursos naturales por lo que han sufrido y sufren el expolio, que continua dándose hoy por las multinacionales.

 

Hace ya unos años tuve la suerte de poder compartir con una familia en Guatemala, que me acogía dentro del marco de un proyecto de sensibilización para la cooperación internacional donde una organización no gubernamental nos acogía para visitar el proyecto que gestionaban.

Guatemala me fascinó, su Naturaleza despampanante, su gente…fue una experiencia muy importante para mí, que era la primera vez que pisaba tierra Americana. Otra realidad muy diferente a la mía. Tanto dolor por la guerra, tanta pobreza por un sistema deshumanizado y tanta valentía y dignidad.

 

La cosmovisión maya se podía respirar, sin duda la Pachamama no solo era un cuento de hadas, la Madre tierra, lo sagrado, estaba presente en cada grano de maíz.

 

Siento gratitud infinita a toda la gente que me acogió y me enseñaron tanto. Gratitud a esas mujeres que combinaban su inocencia  con noches de guardia y largas caminatas por caminos de tierra. Gracias por Ser, gracias por tantas organizaciones, colectivos, barrios, por seguir con vuestro trabajo de hormiga, ese trabajo que cala en el corazón.

 

La cosmovisión maya nos aporta su sabiduría, la conexión con la Naturaleza y el Cosmos.

 

El 25 de julio, día fuera del tiempo es un buen día para la meditación, el recogimiento, el silencio, la depuración, la reflexión, para restablecer tus propósitos para el año que inicia.

 

La sabiduría ancestral Maya nos recuerda:

IN LAK’ECH

ALA K’IN

Yo soy otro tú

Tú eres otro yo

 

Te recomiendo este documental. Es de hace unos años pero me gustó como explican y dan un marco general  de la situación sociopolítica:

Suscríbete y recibe la “Guía básica de autoestima y empoderamiento” y la Newsletter.