“Hay que saber lo que se pide”

Esta frase popular entraña muchas cuestiones a tener en cuenta.

Pedimos “éxito” en la vida, pero ¿qué es exactamente el éxito para ti?

¿Te vas a dejar engañar por las lucecitas de colores, por cosas superficiales, por el éxito que quiere tu familia para ti, el significado de éxito de tus amigos o de tu entorno social?

¿Por qué no te decides a perseguir el “éxito” según tus propios intereses?

 El éxito para cada persona es uno y en la medida que te conozcas y realmente sepas que es lo que verdaderamente te hace feliz podrás enfocarte y dejar de lado falsos éxitos que una vez consigas no te van a aportar la felicidad que anhelas.

 Otra cuestión es ¿estás preparad@ para recibir lo que pides? La vida te va a dar lo que pides así que mejor estar preparad@ para recibirlo. Además solo lo vas a recibir si tienes el espacio para recibirlo y no me refiero a que necesites tener todo bajo control, todo perfectamente planeado, pero si vas a necesitar crear el “vacío“ que propicia el recibir.

Si te aferras al pasado, si no sueltas lo viejo, no recibirás lo nuevo. En todas las tradiciones ancestrales se utiliza el fuego como símbolo de purificación. ¿De qué cosas te tienes que desprender para dejar “espacio” para lo nuevo? Quizás vas a necesitar tirar cosas, limpiar, quizás perdonar, sanar.

Los deseos que pides se pueden tornar pesadas cargas si no estás preparad@ para recibirlas y para mantenerlas. Por eso te recomiendo que prepares el “espacio-tiempo-estructura” para recibir lo que estás pidiendo, aunque todavía no lo tengas ahora mismo esto facilitará que llegue y cuando llegue te será más fácil mantenerlo.

 

Si ya te llegó lo que pedías y te supone una carga te recomiendo que dediques unos días a organizarte, planificarte, crear las estructuras, alianzas, materiales, etc., que necesitas. Esto permitirá que vuelvas a verlo como un regalo y no como una carga.

 

La gratitud será importante para darnos cuenta de que muchas cosas que vivimos como cargas son en realidad regalos.

 

Así que aprovecha para hacer limpieza y organizarte. Esto te va a permitir avanzar y va a facilitar que tengas la capacidad de recibir “cosas” más grandes, adquirir mayores compromisos y avanzar en tu autorrealización.

Cuando más te quieres, más confías en ti y te das cuenta que mereces mucho más y ya sabes que no me refiero a las lucecitas de colores.

Ámate y se consciente de la grandeza que eres. Somos seres creativos y nuestra misión es SER en todo nuestro esplendor para poder entre tod@s crear,  como dicen los compas zapatistas, “un mundo donde quepan muchos mundos”.

Laura Masià Maravilla.

Suscríbete para recibir la “Guía básica de autoestima y empoderamiento” y la Newsletter.